0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Pasos para la detección y control del “Dragón Amarillo”

Es preciso señalar que México cuenta al momento con más de 500 mil hectáreas plantadas con diferentes especies de cítricos.
martes, 9 de marzo de 2010
Por: Ms Noticias
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Derivado de la problemática que representa para la citricultura veracruzana el HLB de los cítricos y su vector Diaphorina citri, el Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Veracruz (CESVVER) en coordinación con el COSIPROCIVER, SAGARPA y SENASICA, llevó a cabo una reunión con productores citrícolas de la zona de Álamo y Martínez de la Torre con el propósito de dar a conocer los antecedentes y situación actual del HLB en México así como el reporte de actividades para la detección/control de la enfermedad en el estado.

Durante la conferencia que ofreció Pedro Robles García, Jefe del departamento de campañas de prioridad nacional, destacó que el HLB ha devastado plantaciones citrícolas en China, India, Florida y Cuba.

En México, al momento sólo se ha detectado la presencia de la enfermedad del HLB en árboles de traspatio en Nayarit, Jalisco y Yucatán.

Abundó que sólo en Nayarit, de manera incipiente, se han detectado en huertas comerciales, por lo que el HLB a enero de 2010 no ha ocasionado pérdidas económicas significativas en las huertas de cítricos de interés comercial en este país.

Es preciso señalar que México cuenta al momento con más de 500 mil hectáreas plantadas con diferentes especies de cítricos, siendo el valor de su producción superior a los mil millones de pesos.

Tan sólo en el Estado de Veracruz, hay sembradas 210 mil hectáreas de cítricos (naranja, tangerina, mandarina, limón y toronja), con una producción superior a los dos millones novecientos mil toneladas y asimismo genera más de 400 mil empleos.

De este panorama parte la importancia de realizar acciones preventivas, ya que si el HLB se presentara en Veracruz, las afectaciones serían severas en ámbitos como laboral, económico y social.

Al referirse a las manifestaciones de la enfermedad advirtieron que, los primeros síntomas se presentan después de 2-3 años de haberse infectado la planta.

Uno de los puntos medulares durante esta conferencia dirigida a productores, viveristas, investigadores y público en general es que el hospedante favorito del vector es la planta ornamental conocida como limonaria (Murraya paniculata), por ello además, la Diaphorina citri es muestreada desde la limonaria, en plantaciones comerciales de cítricos y árboles de traspatio para examinar si es portadora de la bacteria que transmite el HLB y actuar en consecuencia.

Durante estas reuniones destacaron que se deben implementar acciones inmediatas a fin de lograr detectar la presencia de HLB, en caso de que se presente la enfermedad en nuestro Estado, establecieron como acciones primordiales:

• Eliminación de plantas de cítricos positivas. • Control químico del vector. • Delimitación del brote (exploración, muestreo y diagnóstico).

Explicaron que la ninfa de Diaphorina citri, con sólo una hora que se alimente de la planta y al ser portadora de la bacteria del HLB, es suficiente para infectar cualquier planta de cítrico.

Unos de los síntomas del HLB es el moteado asimétrico. Una vez detectado, el árbol estará infectado.

Cada hembra es capaz de ovipositar hasta 800 huevecillos en su efímera vida de menos de ocho semanas. En México se han detectado hasta 22 generaciones de Diaphorina citri al año, muy a pesar de que el ciclo de vida es muy corto (± 15 días), y que sea ó no portadora del HLB, puede impactar hasta en el 30% de la producción citrícola de interés comercial, ya que daña los brotes tiernos de la planta.

En cuanto al control del vector, al momento no se ha determinado un paquete tecnológico alguno, dado que tampoco se ha definido el impacto a los propios enemigos naturales para la Diaphorina citri, y sus probables consecuencias para el ecosistema local.

Para ello, se requiere desarrollar investigación y ajuste de propuestas biotecnológicas, de manera microregional. Recalcaron que, el abuso del control químico, genera resistencia genética de la Diaphorina citri, lo que haría ineficiente en el mediano plazo, la aplicación de cualesquier insecticida.

El vector transmisor del HLB, tiene depredadores naturales, tales como Cycloneda sanguinea (L), Chilocorus cacti, Scymnus distinctus Casey, Tamarixia radiata y Ocyotamus sp.

También es vulnerable a la aplicación de jabones ó aceites minerales (2.5 - 5 L en 2000 L de agua); así como a Hirsutella sp, hongo entomopatógeno.

Ante este panorama, como medida precautoria en Veracruz se realizan muestreos semanales para colectar y validar la sanidad del vector. Así mismo, ante la situación actual del HLB en México, las acciones preponderantes son:

1. Abatir las poblaciones naturales del vector en áreas citrícolas (huertas comerciales) y urbanas (traspatios) de los 23 estados productores.

2. Los productores deberán recorrer sus huertas y tomar muestras de insectos sospechosos, en períodos menores a dos meses. 3. Detectar con oportunidad la posible presencia del vector y del HLB en las áreas citrícolas y urbanas donde aún no se ha encontrado.

4. Promover la eliminación voluntaria de la limoraria (Murraya paniculata). 5. Promover la protección de los viveros certificados. 6. Adquirir plantas de cítricos, procedentes sólo de viveros certificados que garanticen su sanidad.

7. Fortalecer las acciones de divulgación y capacitación entre proveedores y productores. 8. El limón mexicano (Citrus aurantifolia) es la especie más vulnerable al HLB.

Requiere particular atención, ya que se le puede utilizar como planta centinela para, de manera temprana, identificar la presencia y sanidad del psílido, así como de la sintomatología del propio HLB.

Hoy en día existe un Plan Trinacional contra el HLB: Estados Unidos, México y Belice; el cual tiene como objetivo principal desarrollar e implementar un programa coordinado contra el HLB y el PAC (psílido asiático de los cítricos), ya que las acciones de un solo país serían insuficientes para hacer frente a la enfermedad.

Es preciso recalcar que, para tener éxito contra el HLB, es fundamental trabajar de manera coordinada y regional, autoridades y productores.

Semanalmente se llevan a cabo muestreos del psílido para saber si éste es portador de la enfermedad.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Más Visto